Estamos en un buen momento los simpatizantes de Eleanor Davis, que hemos podido ver con pocos meses de distancia la publicación de sus dos obras más recientes, Por qué el arte y Tú, una bici y la carretera, y nos mantenemos a la espera (y con la esperanza) de que se publique su más reciente The Hard Tomorrow. Antes de que esto suceda, Astiberri nos brinda este diario de vivencias sobre dos ruedas, que le funcionó a la norteamericana como testigo de un viaje de dos meses que la llevó desde Arizona hasta Georgia y la obligó a pasar tiempo consigo misma y alejada de los suyos. En compañía de extraños ocasionales, carreteras y naturaleza.

Poco más hay como punto de partida. Una aventura de pedaleo y dibujo donde la autora descubre parajes, nuevas vidas, conoce gente e intercambia experiencias. Recibe la cortesía de los extraños y se enfrenta contra las inclemencias de un viaje extenso para el que hay que estar preparada. En el que surgen las frustraciones, los miedos: el físico se resiente -esas rodillas-, la vida cotidiana que quedó aparcada ejerce su presión psicológica. Pero que al mismo tiempo de sacrificado también resulta liberador.

Un espacio personal entre las montañas, los bosques, las carreteras, los pueblos y las llanuras donde la autora articula un discurso no sólo sobre la soledad, el añoro y la pertenencia a un lugar sino también sobre la condición del que debe huir de su hogar. Además de pueblerinos acogedores también hay en Tú, una bici y la carretera inmigrantes, patrullas fronterizas y esa sensación de pertenecer a un país que aún no ha sabido gestionar el contacto con sus propios vecinos.

El dibujo, por otro lado, es de una gran simplicidad. Los trazos son desgarbados y vivos, a ratos más perfeccionistas y a otros, los más, casi descuidados. Más orgánicos y dinámicos que académicos. La total ausencia de color le dan un aspecto aún más improvisado, evidenciando su condición de diario de viajes. Todo ello contribuye a darle al relato un mayor aire de espontaneidad y de libertad y le facilita a la autora el camino para hablar de lo que realmente quiere hablar: esos temas importantes de la vida que sólo se encuentran cuando uno tiene tiempo a solas para buscarlos.