En 2011 y con los 30 aún no cumplidos el dibujante, pintor, graffitero y animador franco-libanés Pozla (aka Rémi Zaarour) recibía ingreso clínico como negra culminación de unas dolencias de estómago que arrastraba desde hacía lustros. El diagnóstico era claro y terrible: enfermedad de Crohn. Casi desde el primer instante el autor se decidía a purgar el calvario que le supuso su peregrinaje por habitaciones de hospital y salas de operaciones de la mejor manera que supo: a través del dibujo. De tripas y corazón es la crónica de esos meses de pesadilla en los que estuvo luchando no sólo contra unos dolores atroces sino también contra la perspectiva de no ver a su mujer y a su hija recién nacida. Una peripecia terrible que ha desembocado en un álbum, a pesar de todo, divertidísimo. Triste y doloroso, por supuesto, pero también luminoso y cómico. Y es que salvando (mucho) las distancias Pozla se coloca a si mismo en un lugar parecido al de la Catherine Meurisse de esa La levedad con la que coincide en las estanterías de las librerías: en una situación deprimente hace uso del dibujo como arma contra el dolor y esgrime el humor como manera de plantar cara al terror. Tanto es así que el álbum, elaborado a posteriori, contiene varios de los dibujos que el autor hizo in situ, mientras estaba ingresado. El resultado es un tebeo (no se me ocurre mejor adjetivo) visceral, lleno de pasajes muy crudos, otros cómicos y algunos tiernos. Los primeros describen el terror a lo desconocido, el dolor insoportable, la perspectiva de una enfermedad destructiva. Los segundos apelan a la lucidez del autor, a su ingenio negro, a su casi perenne ironía. Los terceros funcionan como pequeñas catarsis y nos recuerdan que eso no es una tragedia sino una historia de esperanza en medio de la enfermedad.
Un estilo gráfico divertido, elástico, desgarbado, hiperexpresivo (muy cercano al underground de los 70) y una poderosa habilidad para el simbolismo hacen de este, además, un viaje lleno de infinitos placeres visuales. Un tebeo de verdad impresionante.