Lo llevaba anunciando desde hace un tiempo, pero a parte de eso no entiendo muy bien de dónde ha salido esto de Tour de Pharmacy y en qué ha beneficiado a HBO su emisión. Planteado como un especial de 40 minutos (¿podemos llamarlo tvmovie?) esto es una especie de spoof, un mockumentary que habría sido hipotéticamente grabado para la división deportiva de la cadena de cable y cuya mayor ambición parece ser la comedia pura y dura: no viene de ningún lado, y tampoco lleva a nada. Pero el viaje es francamente divertido. Un poco lo que sucedía con el anterior producto del combo Jake Szymanski (realizador) / Murray Miller (guionista), el igualmente descacharrante 7 Days in Hell, también como el que nos ocupa protagonizado por el bueno de Andy Samberg. Y si aquel se centraba en el mundo del tenis ahora el interés recae en el del ciclismo, más concretamente en el Tour de Francia y, en especial, en el infierno del dopaje. La historia transcurre en 1982 y sigue a cinco ciclistas de nacionalidades distintas luchando por el maillot amarillo. Poco más. Tour de Pharmacy es un desfile de chorradas felices, de gags afilados y goofiness por un tubo protagonizado por un carrusel de cameos irresistibles formado por cómicos de la órbita SNL y más allá (Maya Rudolph, Will Forte, Nathan Fielder), caras prestigiosas (Jeff Goldblum, Julia Ormond, Danny Glover), invitados del mundo del deporte con experiencia en la, ejem, interpretación (John Cena, Mike Tyson, Lance Armstrong, a cuál más ácido en su autoparodia) y celebrities hollywoodienses en general (James Marsden, Kevin Bacon, Orlando Bloom, Freddie Highmore, JJ Abrams). ¿Acumulación por acumulación? Un poco sí. Y es que esto es una colección de giros absurdos, parodias insospechadas (esa revisión gruesa de la nouvelle vague), incorrección política y ocasionales rupturas de los límites en formato clon de documental ochentero, textura de vídeo incluida. Casi tres cuartos de hora que, como digo, apenas si llegan a algún lado interesante, pero que resultan de verdad tronchantes.