¿Podemos calificar lo nuevo de Marco Bellochio de algo así como extraño aparato fílmico? Quizá no, pero en cualquier caso se queda a las puertas. La más reciente propuesta del autor de algunas de las cintas italianas más interesantes de los últimos años (Buenos días, noche, Vincere, Bella Addormentata) puede engañar a primera vista. Bueno, y a segunda. Porque de entrada parece una cosa y luego… en fin, luego ocurre algo. Lo que parece es un intenso melodrama centrado en la llegada de un hombre a un monasterio en el siglo XVII y su encuentro con una mujer que ha sido acusada de bruja y encarcelada. Y lo que es en realidad es una narración mucho más exigente y trufada de simbolismos y lecturas complejas. Bellochio habla sobre el deseo, los valores éticos, la intolerancia o el sexo y un poco eso es lo que puede extraerse en global de esta cinta que da un cierto giro estilístico a media película, un cambio en el tono e incluso la ambientación (no entremos en más detalles) que llevan la historia hacia otros terrenos pero que sin embargo mantienen sus constantes temáticas y el monasterio como centro de la clave de todo el meollo. Y, más importante aún también conserva su capacidad de sugerencia. Sí, Sangue del mio sangue puede parecer un tanto hermética pero en cualquier caso es decididamente apasionada y evocadora, interpretada con riesgo y valentía por Pier Giorgio Bellocchio y Lidiya Liberman y, especialmente, rodada con una capacidad narrativa poderosísima y una puesta en escena milimétrica donde todos los elementos poseen una carga expresiva descomunal: montaje, música (la partitura es obra de Carlo Crivelli, habitual de Bellochio)… y, por supuesto, la fotografía de Daniele Cpirì, otro colaborador del director en pasadas aventuras, que se desata aquí con una construcción de ambientes soberbia. Una película magnética, imperfecta, pero en muchos aspectos fascinante.

Trailer de Sangue del mio Sangue, de Marco Bellocchio

 

[Podrás ver Sangue del mio sangue en el festival D’A de Barcelona que se celebra entre los días 21 de abril y 1 de mayo]