Cada año que pasa la cosecha de tebeos con firma femenina que nacen de la industria española resulta más rica e interesante. Nombres como Begoña García-Alén, Cristina Daura, María Medem o Conxita Herrero están dando lustre a este ámbito, facturando títulos que no sólo resultan innegablemente interesantes y excitantes sino que vehiculan una modernidad radical, una audacia inspiradora y una asombrosa capacidad para romper moldes y estructuras conocidas. Es especialmente el caso de Ana Galvañ, quien con Pulse enter para continuar se marcaba una de las obras más fascinantes, extrañas y absorbentes del tebeo contemporáneo.

Bañada en colores estridentes y con un apartado gráfico vanguardista que bebe de ciertas tendencias de los ochenta (obviemos la palabra “retro”, por favor) esto es una colección de historias raras, estrambóticas pero extrañamente humanas encuadradas en una especie de género de ciencia ficción oscura sospechosamente cercana a nuestra vida cotidiana. Los personajes que por aquí pululan son seres manipulados, incrustados en un Sistema malvado, despojados de su humanidad o, directamente, son organismos sintéticos puestos al servicio de la gran cadena de montaje del capitalismo contemporáneo. No hay política directa en las páginas de Pulse enter para continuar, pero sí una voluntad de reflejar algunas cuestiones incómodas y hacerlo apelando a nuestras propias opiniones y a nuestro posicionamiento ético.

Estas historias distópicas, de un futurismo torcido y un enfoque casi deprimente, discurren por las páginas cargadas de una electricidad narrativa y formal singular. Apoyada sobre planificaciones inquietas que observan la página completa como unidad y que a menudo aparecen violentadas por expresividades faciales y corporales mecánicas, por perspectivas casi inexistentes en las que se cuelan ocasionales puntos de fuga tensos y por un uso del color que casi podría calificarse como “de choque”. Todo ello confiere a este álbum una apariencia psicodélica, pop y feísta hasta un punto fascinante. En el fondo eso es lo que es Pulse enter para continuar, un desafío para mentes inquietas que ofrece recompensas incalculables a todo aquel que se atreve, pues eso, a entrar.

[Consulta aquí el resto de títulos de nuestra lista de lo mejor de la década]