Cada año, la primera quincena del mes de octubre se convierte en las Navidades anticipadas de todo cinéfilo residente en Manhattan y alrededores. Se trata del festival de cine de Nueva York (o NYFF, en sus siglas en inglés) que, gracias a su privilegiada posición en el calendario festivalero y a la influencia de un comité de selección plagado de los críticos y académicos de mayor renombre de América, consigue reunir año tras año una exquisita selección con las mejores propuestas presentadas en los mejores festivales de la temporada (Cannes, Locarno, Toronto, Venecia…). Conque en el NYFF no hay riesgos, y quizá por eso tampoco premios, pero sí obras mayúsculas, presentadas además en condiciones óptimas: esto es, en las mejores salas del Lincoln Center y con Q&As con el equipo y el reparto al finalizar cada proyección.

Todo tiene cabida en un concentradísimo espacio de 15 días: desde películas que llevan meses dando vueltas por el circuito anual de festivales (Elle, Toni Erdmann, Paterson, Personal Shopper…) hasta propuestas algo más recientes pero altamente esperadas (Moonlight, Jackie, 20th Century Women, The Lost City of Z…); desde viejos amigos del NYFF (Jim Jarmusch, los hermanos Dardenne, Olivier Assayas, Mia Hansen-Løve) hasta rostros relativamente desconocidos para el público norteamericano (Albert Serra, Maren Ade, Alain Guiraudie, Barry Jenkins); y, en fin, variedad de delicias de distintos sabores para el adepto film buff: ficción, no ficción, cortometrajes, video-arte, seminarios, entrevistas, retrospectivas…

Nosotros tuvimos la suerte de asistir a un puñado de eventos y proyecciones. Lo que sigue es una selección de, a nuestro gusto, las 10 mejores películas presentadas, todas ellas aún de próximo estreno en España.

 

Paterson (Estreno en España: 9 de diciembre 2016)

La última película de Jim Jarmusch parece una creación de su propio protagonista. Un conductor de autobús, de nombre Paterson (estupendo Adam Driver), es en realidad poeta en su corazón, y ve desfilar los días junto a su novia, el perro de ella, sus colegas del bar y la libreta en la que escribe sus poemas. Aunque la rutina rige su vida, la poesía la transforma radicalmente en algo mágico y espontáneo, la razón por la que seguir marchando a través de la desidia y la repetición. Y del mismo modo, Paterson, como un poema, es un a ratos una fábula de imágenes y sonidos, estrofas repletas de sensaciones e inspiraciones, una oda al artista y a su medio, al que ama y respeta. Y, de paso, nos muestra a un Jarmusch versátil, reinventando su cine una vez más, pero siempre demostrando el temple y la destreza que este creador excepcional posee en construir historias pobladas por pequeñas personas que piensan en grande. Paterson es probablemente su mejor película desde Ghost Dog.

 

luisxiv

La Muerte de Louis XIV (Estreno en España: 18 de noviembre 2016)

En el fondo, no hay tema más viejo que éste. El camino hacia la muerte como proceso inexorable, inevitable e imparable, aquí plasmada en decadentes imágenes embellecidas que salpican la Historia y el mito, y los desvisten de sus virtudes legendarias para mostrarlos en su estado más amargo y desolador. El mito no es ni mucho menos un tema nuevo en la filmografía de Albert Serra, que película tras película, desde su primera Honor de Caballeria, lleva reinterpretando personajes del imaginario popular y dotándolos de tanta cotidianidad como espesura y profundidad. Y, aquí, nos ofrece un estudio sencillo pero minucioso sobre los momentos que preceden el encuentro entre la vida y la muerte, en un lugar sombrío y precioso que el catalán y pocos más podrían fabricar. Sin embargo, quizás en parte por contar con la ayuda de actores profesionales (Jean-Pierre Léaud, que se dice pronto), sí es ésta su película más accesible para el gran público. Fue, de hecho, el éxito más inesperado de un Cannes que, evidentemente, era desconocedor de las bondades que suele deparar el cine de Albert Serra.

 

Manchester frente al mar (Estreno en España: Febrero 2017)

Alabada unánimemente (hasta el momento) como el drama norteamericano del año prácticamente desde que fue presentada en Toronto, Manchester frente al mar tiene todos los números para entrar con fuerza en las quinielas de los próximos Oscar. Especialmente para un Casey Affleck del que crítica y público se han deshecho en elogios. Sin embargo, hay mucho más allá en este filme de sus magníficas interpretaciones. En su tercera película, el neoyorquino Kenneth Lonergan fabrica un drama demoledor sobre la más terrible carga humana que existe (la culpa) para diseccionar sus tremendas ramificaciones personales y familiares, que se extienden en espacio y tiempo. Y con su estructura desacompasada y su tragedia fraguada a fuego lento, termina siendo una torbellino arrollador de emoción desgarrada y de cine de altos vuelos.

 

Moonlight (Estreno en España: sin fecha)

Otro de los pesos pesados del drama fabricado en EEUU este año, Moonlight es ante todo un estudio de personajes precioso, íntimo y sincero: la parábola universal, contada en tres episodios vitales, de un joven afroamericano en Miami que crece para encontrarse a si mismo y el lugar que ocupar en un mundo que no quiere acogerle. Al mismo tiempo, es un poderoso canto a la aceptación de la propia identidad (sexual, racial y moral), así como una de las propuestas más estilizadas y visualmente hipnóticas del festival. En fin, un coming of age que no por arquetípico en temática es menos sutil, lírico e impresionista en forma y contenido.

 

peronal-shopper

Personal Shopper (Estreno en España: sin fecha)

La última de Olivier Assayas aterrizaba en Nueva York con cierta disparidad de opiniones. Y la verdad es que, de un tiempo a esta parte, en su día el director de asombrosas extravaganzas como Irma Vep o Demonlover nos tenía algo malacostumbrados con sus últimas propuestas que, con mayor (Las horas del verano) o menor (Clouds of Sils Maria) acierto, nos mostraban un Assayas que parecía haber dejado atrás la tensión y el látex a favor del drama humano centrado en las relaciones interpersonales. Afortunadamente, Personal Shopper tiene lo mejor de las dos caras de Assayas. Por un lado, el director francés nos presenta y desmenuza un personaje complejo, esquivo y fracturado, y Kristen Stewart, dueña y señora de cada minuto del metraje, le devuelve la mejor interpretación de su (cada vez más impresionante) carrera. Por el otro, Assayas retorna a uno de sus temas favoritos de antaño: la ficción, que existe inicialmente sólo en el plano de lo irreal, toma posesión de lo verosímil y de los cuerpos que lo habitan, una suerte de reinterpretación psicológica de la “conversión cronenbergiana”. La mezcla da como resultado algo extraño, inquietante, palpitante y diferente (y quizá por eso tan controvertido), pero a mi juicio formidable.

 

La Fille Inconnue (Estreno en España: sin fecha)

Jean-Pierre y Luc Dardenne son tan veteranos del NYFF (aunque aún no se atrevan con el inglés en la rueda de preguntas) como lo son del cine social europeo contemporáneo del que se saben dueños y señores. Y aunque los hemos visto algo más lucidos en otras ocasiones (su anterior película, Dos días, una noche, sin ir más lejos), esta La fille inconnue plantea una vez un nuevo punto de vista a su tema más recurrente: el de la introspección al que son conducidas personas sencillas con aspiraciones sencillas que, sin embargo, sienten un fuerte sentido de la responsabilidad moral. Se les puede acusar de repetitivos en ciertos sectores de la crítica, pero cada nueva película de los Dardenne sigue siendo una lección de cómo hacer cine moral (cine moral del de verdad) que deje visible imprenta.

 

Sieranevada (Estreno en España: sin fecha)

El director rumano Cristi Puiu firmó, en 2005, una de las películas más sobrecogedoras de los últimos años. En aquella La muerte del Sr. Lazarescu, Puiu dejaba sobre la mesa una forma de hacer cine anómalamente pura y orgánica: un hombre es seguido, a través de largas tomas y a tiempo casi real, en las últimas horas que preceden su muerte. En Sieranevada, el retorno de Puiu a la ficción tras cinco años de experimentos cinematográficos variados, la cámara vuelve a formar parte intrínseca e inseparable de la narración, y en este caso disecciona las interioridades de una familia que se reúne alrededor de una mesa para honrar al patriarca recientemente fallecido. Enmarcado en un contexto casi cassavetiano y en tres cortas horas de metraje, Puiu habla de los roles dentro y fuera de la familia, de la realidad social dentro y fuera de las fronteras de su país, de convicciones dentro y fuera de la religión. También de convulsión personal y comunal, y de la asfixia que sentimos al vernos ceñidos por nuestras propias ataduras morales para con la comunidad. Puiu nos mete de lleno en la cotidianidad de lo que todos conocemos y no por eso debemos olvidar.

 

Bacalaureat (Estreno en España: sin fecha)

Junto con el Sieranevada de Puiu y el Caini de Bogdan Mirica, el Bacalaureat de Cristian Munguiu vendría a ser “la película rumana de este año que no te puedes perder”. El eslogan sería reduccionista de no ser porque la denominada Nueva Ola Rumana (y sus creadores, como los arriba citados, Corneliu Porumboiu o Radu Muntean) sigue siendo, más de diez años después de su eclosión, una de las de mayor potencia artística en el actual panorama cinematográfico europeo. Munguiu, que se llevó la Palma de Oro en Cannes por 4 meses, 3 semanas y 2 días (2007), ofrece ahora una visión lúcida y reveladora acerca del ocaso de la vida adulta, el momento en el que nos percatamos de que la última misión que nos queda es la de garantizar el bienestar y la pervivencia de los que nos vemos forzados a dejar vivir en libertad. En este caso, un padre que debe hacer los posibles para que su hija se gradúe con la suficiente nota como para recibir una beca que la envíe a estudiar al extranjero. Un cuento moral inteligente, complejo, íntimo, sutil y magnífico minuto a minuto.

 

The Lost City of Z (Estreno en España: sin fecha)

Con su última película, que clausuró el festival este año, James Gray ha alcanzado finalmente el estatus que lleva persiguiendo desde hace ya varios años: el de convertirse en el primer cineasta clásico (en el sentido más romántico de la palabra) del siglo XXI. Lo ha conseguido, como se hacía antaño, con una epopeya de dimensiones épicas: la de la historia de un explorador salido de las Fuerzas Armadas británicas que dedica su vida a la búsqueda de un mundo perdido. El director de La noche es nuestra la rueda con el pulso, la paciente y la elegancia de un maestro, y al mismo tiempo honra la función más fundamental y antigua del cine: la que sirve como instrumento para contar historias cautivadoras, absorbentes y evocadoras. Una película poderosísima que, por derecho propio, entra a formar parte de la selecta lista de cimas del cine norteamericano del siglo XXI, y declara definitivamente a James Gray como el David Lean de nuestro tiempo.

 

Toni Erdmann (Estreno en España: sin fecha)

Se rumorea que si Toni Erdmann no se llevó la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes fue únicamente porque no agradó lo suficiente a George Miller, presidente del jurado. Sin embargo, fue el filme que, aún contra pronóstico, se llevó la ovación más larga y las alabanzas más unánimes de la crítica, así que no resulta extraño que el NYFF la anunciara como uno de los principales reclamos del festival este año. Y no es para menos. La tercera película de Maren Ade, la directora detrás de Entre nosotros, es tanto una absoluta joya de la comedia moderna como un minucioso estudio de personajes, de la familia y de lo que nos une y separa de la vida que nos ha tocado vivir y de la que en realidad querríamos tener. Es una película extravagante, emotiva, a ratos condenadamente divertida, ambiciosa y verdaderamente arriesgada (162 minutos de árido humor alemán) que acierta en plena diana y merece, desde ya, la perpetua condición de clásico. Junto con Jarmusch y Gray, lo mejor que hemos visto en el NYFF este año.

toni-erdmann