A causa de las radiaciones solares la superficie terrestre se ha convertido en un lugar intransitable y la humanidad se ha visto obligada a buscarse mejores terrenos por los que campar. Concretamente las profundidades marinas. A partir de esta premisa, más o menos arquetípica pero con innegables posibilidades, articula Rick Remender su nueva serie para la cada día más imprescindible casa Image. Una nueva empresa personal que certifica y solidifica el prestigio de un autor en cuyo currículum figuran Fear Agent, Ciencia Oscura y Deadly Class: cuidadín. Y que ha contribuido, junto a otros figurones como Matt Fraction, Jason Aaron o Jeff Lemire, a hacer del cómic mainstream de superhéroes un lugar mejor y más habitable: suyos son unos X-Force, Capitán América y Vengadores que han contribuido a recuperar para Marvel días de radiante esplendor. Establecido ya que estamos ante un nombre mayor en el panorama comercial americano, el resto debería venir rodado. Low es una fantasía distópica de ciencia-ficción centrada en las desventuras de una familia triturada por un tirano que asesina al padre, secuestra a las hijas y deja a la madre y al hijo sumidos en una misión de búsqueda y venganza. Un descenso a las profundidades (literales) del afecto, el odio… y la perseverancia. Los personjaes de Remender son seres que sienten y piensan, que generan una extraña empatía con el lector y que lo llevan de la mano hacia un carrusel de emociones. Pero ojo, que nadie se lleve a engaño. A pesar de un brillante trabajo psicológico, de escritura de diálogos y de una especial dedicación a ciertas temáticas de calibre ético -descomposición social, fanatismo-, Low es un cómic sobre el movimiento perpetuo en el acto de buscar (la familia, un lugar que habitar). Un vehículo de ciencia-ficción hipercinética, bello pero también violento y furioso. Un impresionante espectáculo visual obra del artista Greg Tocchini que nos sumerge en un ambiente de tintes cyberpunk, formas atractivas e hiperdetallismo en el diseño de criaturas, caracterización de los personajes y maquinaria. Una conjunción de forma y fondo perfecta en una novela gráfica casi redonda.